¿Utilizan los pacientes las aplicaciones móviles de salud?

375906_10151250757557095_1185849082_n

En el 2011 se descargaron cerca de 44 millones de aplicaciones móviles para la salud, un dato que demuestra el creciente interés por el autodiagnóstico y autocontrol de enfermedades y tratamientos.

El pasado jueves tuvo lugar un encuentro en Twitter bajo el hashtag #appsalud, en el que profesionales de diversos sectores debatieron sobre la calidad y fiabilidad de las apps. Podéis acceder al resumen del debate aquí.

Sin embargo, los datos demuestran que el 26% de las aplicaciones móviles de salud tan sólo se utilizan una vez, por lo que otro de los grandes retos de esta nueva realidad es saber enfocar las aplicaciones y dotarlas de valor para el paciente.

Beneficios de las aplicaciones móviles

Las aplicaciones móviles permiten mejorar la calidad de vida de las personas debido a su capacidad de diagnosticar y prevenir enfermedades, acceder a información médica,  programar recordatorios o hacer un seguimiento de múltiples problemas de salud.

Entre las principales ventajas del uso de este tipo de herramientas destacan la adherencia al tratamiento, la mejora en el entendimiento de las pautas post-tratamiento, el rápido acceso a la información sanitaria y la mejora de la asistencia sanitaria.

Sin embargo, el uso de este tipo de herramientas varía según el tipo de paciente, su  enfermedad y la implicación que tenga en el autocontrol de su enfermedad.

Utilidades de las apps de salud 

Los pacientes suelen descargarse aplicaciones móviles de salud para formarse e informarse sobre hábitos saludables ante un cambio en su estado de salud, según el estudio ‘Mobile Health 2012’.

De este manera se entiende que las aplicaciones más utilizadas sean sobre educación física (38%) y buenos hábitos alimentarios (31%).

Sin embargo, tan sólo el 5% de las personas que sufren algún tipo de  enfermedad – hipertensión, diabetes, depresión, cáncer, etc.-, utilizan este tipo de herramientas para gestionar y controlar su problema de salud.

¿Nos gusta que nos recuerden nuestros problemas de salud?

Según el anteriormente citado estudio, los principales motivos por los que los pacientes dejan de utilizar una aplicación móvil de salud son la creación de otra que satisface mejor sus necesidades (34,4%) y aquellas que tienen problemas de usabilidad (32,5%).

No obstante, varios estudios contemplan la escasa aceptación de las apps que envían recordatorios sobre la toma de medicación o el monitoreo de su enfermedad. Podéis acceder a las investigaciones en este interesante artículo.

Este tipo de aplicaciones sirven para mejorar el autocontrol de enfermedades crónicas o degenerativas, por lo que serán efectivas en aquellos pacientes que ya estén implicados en el autocuidado de su enfermedad. Sin embargo, aquellos que no hayan aceptado convivir con su problema de salud, no tolerarán que les recuerden su tratamiento.

Por lo tanto, la aceptación de la enfermedad y la educación sobre el autocontrol y la autonomía del paciente serán determinantes para que pueda beneficiarse de las ventajas que ofrecen este tipo de herramientas en el manejo de su enfermedad.