¿Qué entendemos por Comunicación en Salud?

285260_10151505276667095_1606771586_n

 

La semana pasada dedicamos un post-resumen a tratar y valorar algunos de los modelos “innovadores” en el ámbito de la comunicación en salud expuestos durante el VIII Curso en Comunicación y Salud.

Lo más seguro es que muchos conozcáis el significado de Comunicación,  por un lado y el de Salud, por otro pero, ¿qué entendemos por el concepto que aglutina estas dos palabras?

A priori, podría decirse que no existen nexos comunes entre Comunicación y Salud. Sin embargo, la realidad es muy diferente. Sin comunicación, no habría sociedad. Sin salud, no habrían personas.

Desde hace algunos años, los modelos sobre salud pública han derivado de un planteamiento médico basado en un concepto de salud “biológico”, que postulaba una etiología fisiológica de la enfermedad y un tratamiento farmacológico o quirúrgico, a un modelo “biopsicosocial”, donde la etiología de la enfermedad es biológica o psicosocial y, frecuentemente, resultado de una interacción entre ambas. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que la salud es el bienestar físico, psicológico y social de la persona.

Desde estos modelos integradores de la salud, resulta evidente la importancia de la comunicación, en aspectos tales como*:
  • La transmisión de información que permita a los ciudadanos conocer las diferentes opciones de conducta saludable o de riesgo.
  • La creación de hábitos de conducta saludables mediante la implantación de progra- mas de educación para la salud.
  • La creación y propagación de marcos de referencia sociales (frames) que facilitan la adaptación o desajuste al entorno, mediante la creación de estándares de meta y creación de disonancias.

La sociedad occidental relaciona bienestar con valores materiales como el dinero, el poder, el status, la apariencia. La salud ha devenido un bien de consumo y es aquí donde la comunicación en salud emerge un papel determinante para construir -o, reconstruir- este ideal de bienestar.

El reconocimiento académico del área de Comunicación y Salud es relativamente reciente. Podríamos decir que queda consolidada en el año 1996 cuando se reconoce la existencia de asociaciones -ICA (1975) y NCA (1985)-, publicaciones -Health Communication (1989) y Journal of Health Communication (1996)- y profesionales que la ejercen -Bárbara Korsh (años 50) y Teresa Thompson (1984)-.

En estos momentos, el ámbito de la comunicación y la salud se encuentra extraordinariamente fragmentado (pudimos comprobarlo en la variedad temática de las mesas redondas del VIII Curso de Comunicación y Salud), debido a la existencia de múltiples campos de actuación: comunicación sanitario-paciente, marketing de masas aplicado a la salud, periodismo especializado, comunicación y salud 2.0, comunicación de crisis sanitaria, promoción de la salud, prevención de conductas de riesgo y adicciones, etc.

Sin embargo, la comunicación en salud debe alzarse como un un instrumento de salud pública respetando las decisiones personales de cada individuo*. Debemos tener en cuenta que a la hora de diseñar estrategias de comunicación en salud estamos incidiendo sobre estilos de vida. Es decir, estamos haciendo un ejercicio de autoridad normativa sobre la población.

Por ello, es importante abordar la estrategia de comunicación desde un marco de la ética dialógica que permita a los protagonistas participar del discurso público y conformarlo conjuntamente con los poderes públicos y las iniciativas privadas.

Como muchos ya sabréis, el ámbito de la comunicación en salud nos fascina. No dudéis que seguiremos hablando mucho más sobre él.

Para finalizar os dejamos con un vídeo que refleja el interés creciente de las marcas de consumo por posicionarse en el sector salud haciendo uso de un formato y un tipo de mensaje que seduce mucho más que la continua emisión de mensajes de educación y promoción para la salud en redes sociales (interesante pasarse por el último post publicado en Salud con Cosas para reflexionar en esta idea).

 

 

* Comunicación social y salud: Un nuevo planteamiento estratégico, de Ubaldo Cuesta Cambra, Tania Menéndez Hevia y María Luisa Garcia Guardia

About these ads

2 pensamientos en “¿Qué entendemos por Comunicación en Salud?

  1. Muy de acuerdo contigo Laura, y al hilo de lo que comentabas en el post de @manyez. Pero realmente ¿cómo debemos comunicarnos con la gente interesada en salud, o con los pacientes?

    La gente se está cansando del mismo mensaje, ahora “más tecnológico” pero igual de “social” que antes.
    Se habla de aludir a las emociones, del storytelling, de la gamificación, pero realmente ¿eso es lo que quiere el paciente? Yo tengo mis dudas, y la verdad que es muy complicado encontrar la manera de comunicarse con ellos. Pero creo que el inicio está en empezar a dialogar con ellos y no sólo bombardear con mensajes.

  2. Efectivamente. Tú mismo lo has dicho: dialogar o, lo que es lo mismo, participar.
    Recordemos que el paciente quiere implicarse en el cuidado de su salud. No que le digan constantemente lo que tiene/debe hacer (y además en su propio espacio virtual!). Si quiere resolver alguna duda, buscará la forma de resolverla. No hay duda.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s